Invierte en ti, sin culpa

Invertir en uno mismo, puede ser difícil. Muchas veces me encuentro en la situación que salgo a algún centro comercial, llena de bolsas, curiosamente sin nada para mí. Lo mismo sucede que quiero algo y justo cuando lo voy a comprar, priorizo a alguien mas y termino comprando otra cosa.  ¿Te suena? ¿Por qué tendemos a ponernos al final de la lista? ¿Por qué es tan difícil invertir en nosotras, ya sea tiempo o dinero?

La conversación que se escucha sobre este tema es repetitiva y se percibe como egoísta el hecho de elegir invertir en uno mismo. Esto es el doble de cierto cuando eres mamá, siempre hay algo mas urgente que tenemos hacer por nuestras familias.

Muchas necesitamos una excusa o justificación para invertir en nosotras mismas. Como si el crecimiento personal fuera limitado. Colegio, universidad, trabajo, familia y ya, pare de contar. Parece que la historia esta escrita y hay que seguirla, después de todo es lo que nos dicen que necesitamos para estar felices.

Invertir nosotras, en nuestro crecimiento personal, en nuestro bienestar y si, en la felicidad, no es egoísmo, es INDISPENSABLE. Revisar nuestra vida, nuestros sueños, cambiar la estrategia, o simplemente reencaminarse esta bien. Creemos que debemos ser las mismas personas para siempre, no importa si tienes 28,38 o 58 años no eres la igual a tu “yo” de 19, perdida en el mundo eligiendo que hacer con tu vida.

Para tener éxito y ser felices es necesario adquirir la capacidad de adaptarse y tener la mente abierta a las cosas…. hacer esto libremente sin sentir culpa no es fácil.

El cambio es algo a lo que no estamos acostumbradas, nos afecta mucho. Darnos permiso de crecer y evolucionar requiere práctica. Encontré algunos “trucos” que me ayudan día a día a superar el miedo y me llevan a aprovechar o a veces siquiera a considerar las oportunidades que se me presentan, principalmente si son de crecimiento personal.

Sea cual sea el momento de la vida en que te encuentres quizás te ayuden a sentirte mas cómoda de invertir en ti misma.

Comienza desde dentro

No mires a tu alrededor para encontrar tu manera de crecer. NO TIENES QUE SER COMO NADIE MAS. Aprender de los demás es buenísimo, a estar abierto a nuevas ideas es genial, pero debes mantener fiel a ti misma y respetar tus procesos.

Evita el engaño de la comparación. Los progresos no se ven igual para todos, no esperes reaccionar u obtener los mismos resultados de un curso/libro/taller/ que te recomendó un amigo y le cambio la vida de un momento a otro.

Busca la forma que todo lo que llegue a ti lo amoldes a tu viaje. No imites, inspírate, dale tu toque a todo. En otras palabras, lo haces como dicen, pero que sea la versión adaptada por ti y para ti.

Elimina paradigmas

Todos crecimos con paradigmas y creencias limitantes. Son una costumbre que se aprende, se adopta y no se cuestiona, a pesar de que se ignora su origen. Probablemente vengan de generación en generación así que al final no es culpa de nadie. Pero no es necesario que vivamos con eso. Eliminar paradigmas es bastante liberador, complicado a veces, pero gratificante.

Date un momento para pensar en eso que crees y piensa si es inculcado o propio.

Reemplaza viejos hábitos con nuevos

Sí aun te cuesta invertir un poco de dinero en ti. Mejorar tus hábitos es la manera mas económica de crecimiento personal.

Elige un hábito que quieras adquirir o quieres romper y empieza por ahí. Trata de elegir algo que te ponga mentalidad de crecimiento, escuchar un podcast o videos de desarrollo personal o inspiracional. Tomar mas agua. Salir a caminar media hora. Una vez integres un buen habito a tu vida el siguiente será mas fácil.

Esta es la base de todo: Ámate lo suficiente como para saber que vales el esfuerzo y no la pena

Cualquier inversión en ti misma que necesites para crecer, hazla. Todo lo que inviertas en ti se devolverá multiplicado. Tienes muchos dones dentro de ti que necesitan salir a flote, préstales atención, cuídalos y veras que todos a tu alrededor se van a beneficiar de eso.

¿Cómo llevas tu proceso de crecimiento personal? ¿luchas con eso? ¿te sientes culpable? O no. 

Me encantaría me contaras tu experiencia.

Volver arriba