Saltar al contenido
Vicky BuCa

5 cosas Que Renunciamos para PAGAR DEUDAS 👉 Mi historia

El proceso de pago de deudas es duro, no lo puedo negar.  Es un compromiso tanto mental como económico.

La mayoría de la gente realmente no piensa en ello, y muchos ni siquiera saben cuándo se pagarán sus deudas. Nos hemos vuelto tan insensibles a las deudas que ni siquiera nos damos cuenta de que la posibilidad de estar ‘libres de deudas’ es una posibilidad. 

En 2016, mi esposo y yo tomamos la decisión consciente de pagar todas nuestras deudas lo más rápido posible. Sabíamos que debíamos, pero no sabíamos cuánto en total exactamente, no cuanto nos tomaría pagarla y mucho menos cuanto se iba mes a mes en ellas.

Sabíamos que si queríamos salid de ellas tendríamos que renunciar a algunas cosas. 

No me refiero solo a los domicilios de fin de semana, aunque también, la mayoría de los cambios vinieron de nuestras propias mentalidades. 

Dicho esto, estas son algunas de las cosas a las que renunciamos para estar libres de deudas:

1 – Ahorrar

¡¡Cuando iniciamos queríamos hacer todo!!

Ahorrar, pagar deudas, crear un fondo de emergencias, invertir, tener un negocio etc.

Pero priorizamos la deuda.

Queríamos ahorrar de todo lado extremamente, para poder tener un ahorro y pagar deudas que se volvió insostenible.

Entonces lo que hicimos fue pagar masivamente las deudas y mientras íbamos quedando libre comenzado a ahorrar.

Creamos presupuestos en torno a nuestros objetivos financieros que tienen en cuenta lo que es importante para usted.

Así es como administramos nuestro dinero y logramos nuestras metas. Y es por eso por lo que tuvimos que dejar de pensar que teníamos que ahorrar cada centavo. 

2 – Nuestro carro

Compramos el carro por comodidad, nos parecía fundamental Teníamos una niña pequeña, era más cómodo, rápido etc

Pero cuando decidimos que íbamos a ponernos serios en nuestro objetivo de quedar libres de deudas, sabíamos que íbamos a tener que recortar algunas cosas. 

Reevaluamos todo lo que teníamos sin pensar que algo  era esencial para poder determinar si realmente lo necesitábamos o no.

¿Y adivinen qué terminó en la lista de ‘no esenciales’?

Sí, nuestro carro.

Fue una decisión que en realidad no nos costó mucho. Era costoso mantenerlo y no lo usábamos lo suficiente para compensar.

Llevamos más de dos años sin carro y no lo extrañamos tanto como imaginamos.

3 – Nuestra actitud de ‘darse un gustico’

‘Me lo merezco’ es una de las frases que más perjudica nuestras finanzas.

Yo estoy completamente a favor del auto cuidado de invertir en uno mismo.

Como alguien que está completamente a favor del cuidado personal, nunca le diría a nadie que no se merecen algo … pero llegó un momento en el que estaba usando esta frase para justificar cualquier compra.

Cambiamos nuestra actitud de “darse un capricho” a un “regalo” planificado cada semana que nos permitía sentir que todavía nos estábamos recompensando, sin destruir el presupuesto y sin alterar nuestras metas financieras. 

Porque si bien sí, merecíamos las golosinas, también merecíamos algo mejor y merecíamos alcanzar nuestras metas financieras. 

4 – Comprar ropa nueva

Honestamente no éramos muy compradores compulsivos ni nada de eso, cuando veíamos así ofertas gastábamos de más sin pensar y con la excusa de que lo necesitábamos.

Por aproximadamente 2 años no compramos ropa a menos que fuera absolutamente necesario. Me refiero a los adultos.

5 – Nuestra mentalidad

No solamente a renunciar a lo que creíamos del dinero si no renunciar a creer que no había forma de vivir sin deudas.

Si estás leyendo esto y piensas que no tienes alguna creencia del dinero, lamento decírtelo, pero la tienes.  Todos la tenemos.

Nuestra mentalidad de dinero es algo en lo que siempre trabajamos, ya que la mentalidad que tienes del dinero cuando inicias va cambiando. Y tenemos que trabajar en ella siempre.

Liberarse de las deudas requiere cierto sacrificio porque la vida que has estado viviendo te ha llevado a la posición en la que se encuentras ahora, pero eso no significa que los cambios sean para peor, al contrario, estar libre de deudas te da más tranquilidad, felicidad y libertad.

¿Qué opinas?

Configuración